miércoles, 29 de abril de 2009

Dictamen

Sonriente, despejada,
llegó a mi sueño, y malabares rojos
brindamos, y era exceso.
Y luego fue la Amada,
antigua doble faz y su dictamen.

Y no hablar ya, y no estar,
y silenciar hasta las pausas, ido
de los presentes que
conversan y concluyen,
y alternan y se entienden y sonríen.

2 comentarios:

  1. ya hace un tiempito q vengo siguiendo su blog y quería comentarle q este poema me fascinó. Es, hasta ahora, uno de mis favoritos.
    Envidio su capacidad poética...
    Saludos!

    ResponderEliminar
  2. Pero muchas gracias! No se me ocurre qué más decir. :)

    ResponderEliminar